Rosa del desierto

Y RESULTA QUE...

 

Y resulta que..

me atrae el cabello blanco,

las manos hechas de tiempo

y una mirada de infinita vida.

Y resulta que…

 ahora lo noto

aquí en mi esquina

y allá en la plaza

y en una oficina.

Y resulta que…

se me altera todo

al darme cuenta

que eso era todo,

que resulta que

me gusta el discurso nutrido,

la palabra inteligente

 el vestir elegante,

el gesto pulcro

y la mirada distante.

Y resulta que…

me descubro hembra

que le atrae el hombre

ya entrado en años.

Y resulta que…

se despertó el instinto,  

mi hábitat es otro

y no puedo salir del zoológico



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.