Alfonso Vite

Para Elisa...

¿Acaso tus ojos tendrán ese misterio que guardan los dioses primigenios?

 La locura con que crearon y destruyeron infinidad de mundos agonizantes

Tus ojos son la decadencia de mis demonios y  el principio de mis sueños,

en cada parpadeo, muero y resucito, por los efectos de dos lanzas hirientes.

                    

¿Y tus labios transpirarán ese néctar embriagador nacido de tierras lejanas?

El Vin de Constance  añejado que contienen los toneles carnosos de tu boca.

Tus labios tienen ese efecto vertiginoso, capaz de hundirme en tus entrañas

En cada beso mi alma se pierde en la embriaguez que tu misterio me provoca.

 

¿Pero, acaso toda tu piel tendrá ese paraíso colmado de placeres prohibidos?

Si tu esencia es un bosque de signos indescifrables  para los poetas malditos.

Tu piel me lleva a las tierras de Lybia, donde habitan mis instintos perdidos

Y regreso a través del galeón caoba de tu cuerpo, de almizcle y ámbar ahíto.

 

Perfecta obra de Erato, embelleces mis pensamientos con tu amorosa locura,

Inmortalizada en una bagatela en La Menor; tan suave y dulce como la brisa

Y así pudo concebirte, mi amor, aquél músico sordo de Born con tanta soltura

Y así te he concebido con mis ojos, mi piel y mis labios, ¡Oh mi adorada Elisa¡

Citlaltocani 28.11.2013

 

 

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante la lectura de su preciada prosa amigo MaeseVite
    Saludos de amistad

    • Alfonso Vite

      Gracias el Hombre de la Rosa, usted siempre honrándome con su atención y su lectura. Abrazo.

    • Voz Infinita

      Tus ojos son la decadencia de mis demonios y el principio de mis sueños.

      Esa línea me hizo temblar de emoción, es muy profunda y hermosa.

      • Alfonso Vite

        Gracias Citlalli, recibe un gran abrazo¡



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.