Luis castro

MISERICORDIA

El invierno es crudo…

Un diluvio universal se cierne cada día sobre mi pensar.

El frío hiela mi cuerpo paralizando la vida.

Yerto estoy en la agonía de mi corazón.

Todo es tan oscuro en la noche

y lo es aún más, en el amanecer…

 

La inacción es como la muerte

y en mí es la muerte misma.

Calamitosa condición de incapacidad total,

adversa, desventajosa, inviable para la vida.

 

La misericordia de Dios es muy grande.

¿Cómo es posible que un ser como yo, ¿viva?

Los ciegos ven.

Los mudos hablan.

Los paralíticos caminan.

Los muertos como Lázaro y como yo, se levantan y andan.

¡Milagro!

Los milagros existen y yo soy uno de ellos,

aunque mi caminar sea tambaleante porque soy borracho.

Estoy aprendiendo a bien morir sin beber,

soy un muerto y muero en vida.

 

Pero el Espíritu de Dios vive en mí.

Es su Aliento el que me permite ver, hablar, caminar…

Es la fuente de los dones necesarios

que me permiten comprender la condición humana,

y aceptar la limitación del hombre

como la oportunidad de Dios.

Y entonces siento que vivo,

sólo por la Gracia de su Divino Soplo.

 

Comentarios3

  • fugitivo de las letras

    Buena que hermoso tu poema, no hay amor mas grande que la misericordia del divino expresada en la cruz del calvario.

    Un fraternal saludo.

    • Luis castro

      Gracias fugitivo, muchas gracias por tu comentario, es muy misericordioso.
      Soy un hombre en fuga, pero cuando se me permite enfrentar y aceptar mi cruz, es cuando siento ese Amor tan grande de la Misericordia de Dios para conmigo y para con la humanidad entera.

      Fraternal saludo también para ti, me despido muy agradecido contigo.

    • EL IGNORANTE

      No creo que usted haya leído algún libro de Asimov?

      Cómo sabe que Dios habita donde usted dice que está?

      tiene ese algo en su poema, aunque salga el rostro de él
      me gusto a sobremesa

    • Luis castro

      Muchas gracias por su comentario, me alegra que le haya gustado la sobremesa.
      Efectivamente nunca he leído a Asimov, no tengo idea, por algunas lecturas, hace mucho tiempo, de una revista que se llama "selecciones" creo que tiene algo que ver con astrología, pero no más, y en verdad le confieso que soy una persona ignorante, no soy leído, a duras penas terminé la secundaria, y no sólo eso, le confieso que no soy poeta, pero estoy muy agradecido con ustedes los Poetas del Alma, que a través de esta página que me encontré por casualidad, me permiten escribir y compartir mi locura.
      Sé que Dios vive en mí, porque es un sentimiento que nació en mí desde el momento en que toqué fondo, es decir, cuando agoté todos los recursos humanos al alcance de mi voluntad y de la voluntad de otros para resolver mi problema del alcoholismo, esta es una enfermedad irremediable y hoy me encuentro sin beber, es un verdadero milagro.
      Gracias por leer mi escrito y gracias por su comentario, es un honor para mí.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.