Luis castro

CATARSIS

Despierto, me masturbo, duermo, si salgo de la pieza voy para el grupo, del grupo al café,

del café otra vez al encierro en la pieza, me acuesto, veo televisión, me masturbo y duermo.

Despierto…

Y el círculo vicioso se repite una y otra vez, ad infinitum…

 

Paso  innumerables horas postrado en cama, adicto a la  euforia,

soñando despierto con la fantasía del sexo, dinero, poder y prestigio

tiranizado eternamente en este trance de turbación mental:

fantasía-euforia-realidad…realidad-fantasía-euforia…

conquistador-millonario- poderoso-respetado…

…fracasado- frustrado- soñador-miserable…

 

Devastadoramente débil soy levantado.

Tambaleante asisto a reunión de terapia,

busco con quien tomar tinto en el café.

Paso la tarde allí, hablando, escuchando música.

Al final regreso a casa al encierro en la pieza

veo largas horas de televisión, sin poder dormir,

dominado de nuevo por  la fantasía

a quien doy la bienvenida porque trae consigo  la euforia:

placer efímero que deseo sentir una y otra vez…una y otra vez…

Agotado y devastadoramente débil, caigo dormido.

Al siguiente día despierto…

Y el ciclo se repite ad infinitum, llevándose mi vida.

 

Comentarios4

  • kavanarudén

    Me ha gustado mucho tu verso. Estoy de acuerdo que a veces nuestra vida es un ciclo que se repite ad infinitum y eso mismo se lleva todo. Fuerte, duro, pasional, profundo.....
    Gracias por regalarnos tu reflexión.

    Un fuerte abrazo.
    Kavi

  • Luis castro

    Kavi, muchas gracias por leer mi escrito y por tu comentario.
    Me parece increíble que una persona como tú, desde tan lejos de mi ciudad, Bogotá (Colombia), lea mi reflexión.
    Estoy muy agradecido por eso.

    Es una catarsis personal sobre mi realidad, soy un ser humano enfermo de alcoholismo, obsesionado por emborracharme, en proceso recuperativo en la comunidad de los Alcohólicos Anónimos.
    El dominio de la obsesión, que es un estado de locura, es lo que intento describir.
    El ser humano ha de tener mucho cuidado con el poder de la obsesión, pues como tu dices se lo puede llevar todo.

    Un fuerte abrazo para ti también y nuevamente gracias por esta oportunidad.

  • mariarl

    muy repetida tu vida mi niño
    pon le flores al jarron cambia tu rutina

    • Luis castro

      Asi es mariarl, tengo 52 años y mi vida ha sido esa, el sufrimiento de una condición de enfermedad terrible, fui un borracho de los 12 a los 30, el alcoholismo me cogió niño y no me dio tiempo de articular con la vida, llegué a la comunidad de los AA y ahora sin beber soy diagnosticado enfermo bipolar, sufro depresión mayor, duré 16 años en este rigor sin una solución, hace 6 años llegó la luz y he venido recuperándome lentamente.
      Hoy estoy sufriendo una crisis que estoy compartiendo con ustedes, los poetas del alma, haciendo una catarsis escrita, porque sé que sacando la cosa con honestidad hay un proceso de liberación.
      Esta catarsis es la flor en el jarrón por lo que aprecio infinitamente que hayas comentado mi compartir y me des esta oportunidad de relacionarme contigo desde la distancia.

      • mariarl

        es de tu parte hermoso el reconocer que eres enfermo
        y que estas en proceso del buen camino
        es un orgullo para mi ser amiga de un valiente
        que sabe decir las cosas de frente sin miedo vales mucho desde el momento que tienes el el valor ,tienes mi amistad y mi cariño un beso grande adelante niño

      • Hay 2 comentarios más

      • EL IGNORANTE

        la masturbación? perturba a grandes escalas,

        tu poema, rutina? hacer todo, hacer nada, postrarse el alma, caer, botellas, un elixir, una locura fantasmal, una amistad, quiere mi amistad?

        • Luis castro

          Así es, soy un ser perturbado, deformado, enfermo, no sé lo que es una vida normal.
          Busqué el elixir en las botellas y sólo encontré locura fantasmal, postrada mi alma caída en la nada, deseándolo todo.
          Quiero tu amistad, muchas gracias por leerme, por tu comentario y por tu solicitud de amistad, es un honor para mi.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.