Norian

Sueño real o relidad soñada

 

 



Sentado en el suelo mirando fijamete la pared, yace un hombre, sumergido en su melancolia, absorto en sus pensamientos, desnudo; solo cubierto por un baño de lagrimas y el silencio de su llanto. Su mirada esta perdida y su rostro marcado por las heridas del tiempo; la languidez de las horas acrecientan su martirio.

A mitad de su condena una nube que cubría el cielo se... hace a un lado y un travieso rayo de luna se abre paso a travez de la ventana e ilumina a nuestro triste pensador haciendo brillar sus ojos, una de sus lagrimas al caer destelló con la luz reflejada en un fulgor momentaneo.

En aquel preciso instante una mano de mujer se posa sobre el sobre el hombro del joven y baja hasta su pecho, unos labios acarician su oreja y la otra mano pasa debajo de su axila hasta su cuello. Él no sabía que ella vendría, pero no parece sorprendido; es como si ya la hubiese estado esperando, como si la hubiera aguardado por ella toda la vida (se llama "Estela" es una joven cuentista muy talentosa) no se ven muy a menudo y la mayoria de sus conversaciones han sido telefonicas; una tarde logró convencer a la madre de su amado para que le diera una copia de las llaves de la casa, esa misma madrugada se escabuyó en silencio hasta la habitación de su soñado amante; así es como llegarón allí esos labios y esas manos.

De la boca del joven empezarón a manar unas palabras o quizas un verso que decia: "Flor de la armonia, fauna celeste; conviertete en mi complemento y yo me convertiré en el autor de tu simiente" y ella respondió: " Aqui estoy al compaz de tu cuerpo, para convertirme en recuerdo, alma y sentimiento; en la luz de tu sombra y en la voz de tu silencio".

Se posa frente a él y su desnudes se hace obvia; ella sabía lo abatido que estabá, por eso había ido a verle esa noche. Su pelo negro bajo la luz de la luna refulgia como el acero de una espada. Se acerco hasta su boca y le besó sultilmente mientras acariciaba su cabello y su espalda; no se deseaban sexualmente así que no concretaron su encuentrosolo deseaban estar su primera noche juntos para dar comienzo al idilio más intenso de todos los tiempos.


Escrito por: Norian Poe



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.