LAURA ZYANYA

Dulce tú

Dulce tú,

a quien todos llaman:

El dolor de la carne...


No saben que liberas las penas,
en tu morada se desvanece
el llanto, el frío ya no quema,
el calor no agobia.


Eres la libertad no buscada,
el sueño nombrado pesadilla,
asoma el temor ante tu nombre.


Los ojos desvisten la belleza
de tu presencia que nunca es tardía,
aún si tampoco esperada.


Pocos te llaman,
se equivocan los que te adoran,
tú, sólo eres guardiana del orden,
la naturaleza es tu madre.

[email protected]
© Derechos Reservados

Comentarios1

  • jorgeluisotero

    Creo que tienes razón, la muerte, pienso que solo es otra dimensión, no se si mas buena o mala, solo cuando te toque puedes tener conciencia de ella, yo creo que cuando te vas...no hay regreso. no soy ateo, pues, creo en un ser supremo, pero de ahí a la realidad, hay un paso, al menos para mi... como dice Paco; enigmático poema has presentado, hoy lo comento, por razones de asesoramiento. ya encontré al menos, lo que pienso que es justo y presente.
    me gusto la definición del poema, y como se dice; cuidare de los vivos porque la mere esta segura.
    recibe mi abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.