Tinta de Sangre

No despiertes

No despiertes,

quédate por un minuto dormida

y apuesta mi vida,

¡tú no imaginas todo lo que

llevo dentro!,

siento que tu amor me muestra,

no preguntes qué o por qué,

no importa,

no despiertes,

 

quiero mirarte atreviéndome a tu alma,

y velar tus labios inquietos,

y soñar los extremos de tu boca,

y humedecer tus cabellos con palabras,

no despiertes,

en el murmullo de tu aliento dejaré mi corazón,

mi amor te enseñará.

 

Todo lo que aprendí de ti es este amor

que ama con un amor perfecto, ese de

besos inesperados, y correr tomados de la mano

para guarecernos de la lluvia,

y cantar canciones que nos hablen,

y entender que la vida es un momento

por eso, no despiertes,

 

permite que mi voz te necesite,

que las miradas sean aquellas que sólo tu

interior reconoce,

que no puedas decir lo que piensas

e imagíname,

con una rosa en la mano, esperándote,

siempre a tu lado encontrándote,

extrañándote,

amándote,

 

no despiertes por el próximo minuto,

todo estará bien, ¡déjame cuidarte!,

mañana seguramente no recordarás esto que digo

pero aún estaré para ti,

gastando mi albedrío en tu cuerpo,

aceptando tus TE AMO y tus silencios,

¡juntos enfrentaremos los miedos, ya lo verás!,

¡juntos recuperaremos los tiempos ahí donde

el mundo siempre se quivoca!,

y aprenderemos de la vida boca a boca,

 

mientras tanto, dejaré mis fotos y tus fotos por el piso,

¡tú no imaginas todo lo que llevo dentro!,

 

no despiertes,

roba mis momentos, todos y cada uno,

no puedo seguir si no es contigo.

 

T de S

MRGC

Namaste

Comentarios3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.