DAVID FERNANDEZ FIS

!DON CAMELLO!


Don Camello y sus jorobas
no le hacen muy gracioso,
porque va siempre por ahi
haciendose el mas sabroso,
pobre Camello pomposo
que se cree de si seguro
y no se ha dado cuenta
que ya es un inmaduro.


Don camello se ha hecho viejito
y no sirve para transportar
se quedo en el pellejo
y ya no puede ni chillar.
Carmen Diez Torio


Mi querido don camello,
los dos estamos iguales,
vos servís para llevar carga
y yo para no hacer nada.
Si en desierto nos encontramos
me darás un poco de agua,
llevas toda una reserva
en la joroba que cargas.
M.H.


Sus jorobas estan vacias,
ya ni eso alli la guarda,
casi no puede ni andar
y ni remurge la comida.


Y don camello corría
detrás de una patata,
a ver si la comía
mas él ya no podía
por cojear de una pata.
Y la lengua retorcía
pero aún él se creía
que era un dios de las batallas,
y vio otro camello que salia
y se le comió la giba,
y don camello de rabia
se fue por la barranquilla.

(Juan de la Senda)


¡Don camello! El señor de las dunas
un amigo que no bebe por salvaros,
un barco de la arena dorada y bella
el que guia la senda de la salvación,
cuando el Simun sopla en el Sahara.
**** El Hombre de la Rosa ****


don camello no comprende
que hesite la ternura y que en esta vida
no hay cosa mas rica que del que amas
una caricia
MARIARL


Don camello pelo canela suave
en el desierto es quien sabe
guiar a todos los niños
rumia y rumia
con sus dientorros amarillos
y alguna vez sonríe
y les hace guiños....
Sube a Sara y a Mohamed
en su saco con jorobas
en va y ven y va y ven
los niños ríen divertidos
aunque ellos no saben bien
que lo que más le gusta a Don Camello
es hacer feliz a los niños.
LAYA MIR MAR


don camello corre presuroso, a la cita de su amada
sus pasos son constantes ya que ella espera,
y si no llega se quedara con otro,
mas apuesto mas galante...
[email protected]


don camello ahí va carga se joroba, pues no lo deja en paz,
siempre lleva una sonrisa en sus enormes dientes.
y peso en su enorme joroba.
don camello siempre triste pero a la vez fuerte,
pero con una sonrisa entre los dientes.
Jorge Manríquez.


El camello y sus jorobas
Así pasa la vida Don camello.
El desierto lleva a cuestas sin chistar
sube y baja dunas
lento como el tiempo
Don camello no es un Don Juan
bambam


Sus dos jorobas son cántaros
En los que concentra vida.
Agua que no encuentra en el desierto
Y que le otorga energía
Para caminar por las dunas,
buscando el oasis más bello.
Mágico y Plácido camello!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.