Liliana Almendros

…Apagaba el sol cada mañana

…Apagaba el sol cada mañana, 
Para convertir en noche sus días,
Para intentar cerrar los ojos, 
Para tratar de que se le pase rápido la vida…

Fueron muchos sus intentos por levantarse,
Incluso trato de caminar más de una vez!
Lucho…Lucho hasta sentir sus fuerzas agotarse,
Y así es como volvió a caer…

Nadie vio nada…Nadie veía!
El sol, suele encandilar las almas y la vista.
Pudo simular su existencia dando pasos,
Simulando, Simulando… Y: Aun simula! Y aun respira! 

Incluso intento alguna vez, 
Esbozar una palabra,
Y dibujarse en el rostro una sonrisa…
Y: Fue para unos pocos, Creíble su simulada dicha.

Hoy intento levantarse, Sin apagar al sol:
Mas justo! Le sobrevino la noche!
Se le hizo oscuridad Todo, En pleno día.
Mas justo entonces, Su sol se apagó para siempre,
Justo, Justo… Justo! (Que injusticia…)

(Poema para el más valiente de los cobardes,
Y para el mas cobarde, Entre los valientes…)
Liliana Almendros 12 de Octubre 2013

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Gratificante la preciada lectura de tu bello poema amiga Liliana Almendros
    Abrazos de sincera amistad y afecto
    Críspulo el de la Rosa

    • Liliana Almendros

      Mas gratifica, Saberte alli!
      Dando pruebas , De que la soledad, nunca es tan sola...
      Abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.