Nano_Veliz

El árbol de la estupidez

El árbol de la estupidez

 

El árbol del palacio que creyó hasta que era Rey

En medio de la aguas de una vertiente

Y sus coronas imaginarias.

 

La roja llama de una ¡Rosa!

Levanta su cabeza de aire transparente.

 

El árbol que creyó que podía cambiar las estaciones, y;

Vivir sólo entre la Primavera y el Verano, y;

Estar entre ramas verdes y rodeado, de;

Flores hermosas de múltiples colores, y;

De amores infinitos y leales

Pero la noche abre sus ojos de fulgor

Y les hace ver

Que sus letras son escritas con agua de lluvia

Que lo hace respirar y saber otra verdad.

 

De la calma de sus sentimientos

Nacen llamas que queman el alma y hacen sufrir, y;

No hay dos estaciones en un año

Ni amores perfectos, ni felicidad completa

El palacio imaginario, no existe,

Ni las coronas de reyes con brillantes.

 

Y se da cuenta que son cuatro las estaciones

Que la primavera hace renacer la vida

El verano la madura con el ¡Sol!

El otoño reseca los pastos y envejece las hojas, y;

El invierno con la complicidad de la lluvia

Arrastra los sueños hacia las corrientosas

Aguas de los ríos…para perderse en el infinito

Del ¡Mar!

 

El árbol de la estupidez

Se da cuenta que su sueño de ser REY, nunca existió

Ni la corona con diamantes

Sólo se fijó en su imaginación, y;

Hoy sabe que para vivir y llevar su vida de la mejor manera

Debe dejarse llevar por el tiempo

Y ser feliz con la naturaleza y el ¡Amor!

Por la vida...

 

 

Autor: Hernán R. Cornejo Véliz

Comentarios4

  • El Hombre de la Rosa

    Profundas y sentidas letras has escrito amigo Nano_Velez
    Abrazos de sincera amistad
    Críspulo

  • Pavlov

    Simplemente encantador.

    Te felicito.

    Saludos. 🙂

  • STELLA_CRISTINA

    Hola, en verdad más que nada es una utopía creer que podemos alterar el proceso de la naturaleza. Lo bello es encontrar su encanto en cada estación no faltando en su contexto el amor! Un placer leerte querido amigo.

  • CRISSA

    Muy bien
    reflexivo
    y es la naturaleza su marco



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.