Sebastián Lopera C.

¡LLAMAS!

 

Alegóricamente el amor puede ser una llama

Porque quema el vientre y todas las entrañas

Mas es un fuego cálido que no produce dolor

Y a pronóstico contrario trae consigo excitación

 

Alegóricamente la ira puede ser una llama

Porque quema el vientre y todas las entrañas

Mas es un fuego pérfido malsano al alma

Doloroso y profano; melancolía encarnada

 

Alegóricamente la confusión puede ser una llama

Porque quema el vientre y todas las entrañas

Mas es un fuego quieto tácito desolado

Aturdido y apresado: reo de la desesperación

 

Y pensar que esas llamas no se forman

Como suelen formarse comúnmente las llamas

Si no pues

Surgen de pálpito en razón de las desgracias

Que produce uno que otro  fulano

Que sin permiso alguno  y de buenas a primeras

Se van instalando irremediablemente en el alma



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.