horaciojose

Hondonadas


 

Llenamos un cuenco con despojos

Con las miserias del placer buscamos

Hondonadas del camino vulgar y conocido

Nuestros cuerpos fueron de a ratos

Uno solo, una parte de piel imperfecta

Casi rociada por las necesidades

Las de nuestras vidas, de nuestros ánimos

 

Hoy duermes otros lugares, haces otras veces

No sos de aquí, no estás, no te mereces

Andarás buscándote, casi  sin arrepentirte

No importa, tu llanto no es justo, es solo llanto

Te dejaré en tus manos la inutilidad más perfecta

La de mi amor prestado, la de las manos sin voces

Tendrás lo que nunca tuviste, se fueron las verdades

 

Tengo cansadas las ausencias

Precarias las fuerzas de ilusiones,

Este día último de final esperado, te dejaré

                 Tantas cosas que no podrás olvidarlo

Pasearás por los caminos de tus seguridades, si ellas

Las negaras, las harás sombras y son estrellas

No quiero morir mi propia muerte, no es sencillo

Es una parte de mí la esperanza, no tengo tiempo

 

Sabías mi soledad y la mataste, fue un relámpago

Con los brazos tan cansados, dije ahora

Nos faltaremos, no lo niego, pero es el amor

La continuidad de la vida, no los gestos, no las manos

Habitamos por eso en este lugar, para hacer una prorroga

De la vida, del amor, aunque no estemos

 

El agua continúa corriendo y a veces nos lleva

No estamos resignados, no importa la orilla

Aparecerá la canción entre mis labios

Será el día exacto, entre tanta gente

Con ruidos impasibles de rotas veces

Atravesando mi cuerpo, mis dolores, mis recuerdos

Será hora nueva, seré entonces nuevamente



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.