srakkin

Animal

La vida se me torna aburrida cuando de leer y aprender todo depende, comunicarnos se nos hace esencial hasta para ir al baño, la tecnología. Me cuestione de todo un poco, hasta a dios, pero siempre llega la hora de descansar, previo a eso mire hacia la derecha y vi a mi pareja durmiendo con rostro de " te espere y no pude más", es que uno con el tiempo pierde ese juego sentimental que se refleja con actos de amor, besos, caricias, palabras, abrazos, etc.

Ya estoy durmiendo o eso creo, pero de lo único que estoy seguro es que tengo los ojos cerrados, sigo pensando o quizás soñando mis pensamientos, pronto empezare a imaginarme cosas que en la mañana me cuestionare como todo, debería darle más importancia a amar que a pensar, pero un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer, por algo el hombre piensa, mejor me voy a tomar un vaso de leche caliente, dicen que sirve para dormir mejor.

Bajo la escalera, ya me tiene harto bajar la escalera y escuchar ese leve crujido de rodillas, a demás de eso las tablas, pero me gusta sentir la baranda en la palma de mis manos con todas sus abolladuras. Estoy frente al refrigerador, tengo que abrir la puerta, pero tiendo a dudar bastante, me demoro más de diez minutos en tocarla, cinco más en apretarla, pero siento un sonido en el 00patio, voy a salir a ver, quizás que estarán haciendo mis perros, veinticinco perros, un patio, creo que no ha sido una buena idea, al salir buena me llamo mucho la atención que todos los perros estuviesen viendo un árbol en particular, me acerque y entre sus raíces había una pequeña luz, una señal de dios para no podarlo seguramente, de igual manera quien ha tocado una divinidad, la voy a tocar o mejor no lo hago ¿Qué puedo perder? ¿La vida? la vida no importa, ya la perdí, la tocare.

No sé muy bien lo que paso, pero no fue idea, tengo vista de todo, pero no estoy completo, no siento dolor, pero solo tengo mi cabeza, creo ¿Cómo puedo estar vivo? Una pregunta que no puedo responder y me desespera al punto de llorar, no puedo parar de hacerlo, pero en ese momento se acerca una criatura, no muy distinta a lo que solía ser mi cuerpo, solo que su rostro es más similar a la de un león, y de tras su acompañante, cara de otro felino, quizás femenino, ¡¿Que me paso?! seguramente no me entienden, porque solo se pasan la lengua el uno al otro y hacen un sonido medio raro, como el de un gato ronroneando, solo tiendo a tomar mi rostro de la desesperación, ¿El amor? eso me paso o lo deje pasar, ya no lo demuestro por dedicarme solamente a pensar, pero si pienso el amor, eso me debe dar puntos, ¿Por qué hacen eso? Ellos me muestran su jardín, lleno de arboles y flores, de todo tipo, es hermoso, yo siempre quise tener el mío así, ¡Regare más el jardín, lo cuidare y a mis animales también, pero déjenme volver a mi hogar!, ellos se van, los veo alejarse, corro hacia ellos, pero no los encuentro.

Mejor solamente me tomo la leche, subo las escaleras, me acuesto en la misma posición que normalmente lo hago, despierto y bajo a buscar un vaso de leche, no me abrigo, solo bajo, que deliciosa leche, de nuevo subo las escaleras, me salto un peldaño para acortar el trayecto y los sonidos de mis rodillas, me acuesto no como siempre, abrazo a mi esposa, tranquilo y duermo.A



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.