fugitivo de las letras

Nueva Vida

Cosechemos en la viña frutos de sinceridad

Que la siembra sea continua, que la Tierra de su faz

Entreguemos pues la vida a sazón de la verdad

Pues la lucha ya es vencida y hay eterna heredad

 

No miremos con envidia lo que es de vanidad

Las riquezas de este mundo siembran muerte y tempestad

No perdamos pues el rumbo, el camino de verdad

Y forjemos la mirada a la eterna amistad

 

Abundemos en la Gracia,en lo que es perpetuidad

Desechando la jactancia, en caminos de humildad

Y con gozo en la palabra, que nos dió la libertad

Miremos  aquella instancia, En la postrera Eternidad

 

En Los senderos del saber del Cordero de la  Paz

El que agrada al Señor, su poder y voluntad

Hay bendiciones por doquier en la presencia de su faz

Pues cuan blanco es el vestido del que está a la Eternidad

 

Caminemos en la muerte, caminemos en la cruz

Que su espiritu inserte , La obediencia de la  luz

Inmitando en las penurias la vida del Señor Jesús

Obtengamos la Victoria otorgada por su cruz

 

Desechando las pasiones, buscando un mejor mirar

Al que vela en las prisiones, le buscamos sin cesar

El que ciñe el testimonio , El Amèn,La Voluntad

Al que habita en las alturas, El acude al ancho mar

 

El se ciñó de obediencia, en medio de la oscuridad

Se hizo siervo aprobado, siendo Dios Inmortal

El que sirvió con agrado y con dicha eternal

El cordero inmolado, Del que viene la paz

 

Pues en su llaga fuimos curados, en su muerte establecidos

en su faz nos ha limpiado, y nos ha enaltecido

Y con amor celestial nos ha emblanquecido

Pues como a pueblo eternal El ya nos había elegido

 

Y nos ha pastoreado, como ovejas en sus prados

Nos consoló con cariño y con amor eterno

Pues en sus manos fuimosle de gran agrado

Él nos ha reservado el Reino Sempiterno

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.