Leonardo Eliecer Rodriguez Chacin

NADA

 

 

Me puse a contemplar el cielo

buscando una respuesta

a este sentimiento que tengo

que lacera mi alma entera

estratos, que semejan pisos

cirros que recuerdan gaviotas

Tu cuerpo  se adorna con nimbos

dibujando curvilíneas formas

así que olvidarte no puedo

si hasta en el cielo te veo

Ha s  de ser culpable el ego

que me tortura sin cesar

y siempre este en desconsuelo

mejor miro la tierra

La montaña de hojarasca al pie de un árbol

la lucha incesante de la hormiga

llevando en su lomo el doble de su peso

un mendrugo de pan  que cayó de mis labios

me pregunto cómo lo meterá en el hormiguero

 

Mejor miro el riachuelo

pero su melodía me recuerda tu dulce voz

y   ya no podría olvidarte

pues eras tan suave y fluida

que en todo mi cuerpo te acomodabas

y sentía que me elevaba

nada más sintiendo tus besos..

porque será que sufro,

sera porque te amo

y no quiero olvidarte

sera que no acepto

y quiero siempre amarte

mejor me callo  y pienso en la nada

pero la nada  me dice

No

Andes

Desolado

Ama

león Roch

20/09/2013

Comentarios2

  • Hugo Emilio Ocanto

    Excelente poema Leonardo. Gran alegría hayas vuelto a nuestra página de Poemas. El de hoy el tuyo es triste, pero sinceramente te digo que es maravilloso.Se nota en él tristeza, romanticismo, y mucho amor.Sentir amor es algo divino. Te felicito, amigo.
    Recibe mi saludo:
    Hugo Emilio.

  • Leonardo Eliecer Rodriguez Chacin

    Bueno , es tu interpretación, el asunto es que miras el cielo y la ves, miras la tierra la sientes, miras el riachuelo y la oyes, por ultimo clamas a NADA para olvidarla y nada te contesta, en todo momento se habla del amor condición todos los seres humanos debemos tener y celebro en nombre del amor que te haya gustado porque esta pagina solo lee lo que tenga amor... y el amor es amor felicidades amigo gracias por tu solidaridad



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.