Rafael Merida Cruz-Lascano

FUGITIVA


FUGITIVA
.
.
A la Poeta guatemalteca
Beatriz Vielman S.
.
.
El horizonte amanece
con aroma del maizal
a lo lejos el Quetzal
en su vuelo resplandece
.
Allí su inspiración crece
con primor de pastizal
con su poema inmortal
Beatriz Vielman florece
.
Traza la naturaleza
le canta a la primavera
a las artes su riqueza
.
Es su pluma la Bandera
y por la PAZ con firmeza
lucha como una pantera
.
.
Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano
“Hombre de Maíz 2009”
Guatemala, C. A.
.
.
A MI PAÍS DE LA ETERNA PRIMAVERA
(Soneto)
.
Escribo sobre un alba que amanece
forjada entre las plumas del Quetzal,
al sembrador que protege un maizal
y al sol que en Monjas Blancas resplandece;
.
A mi eterna primavera que aflora
escribo con mi pluma enardecida
y canto por la vida agradecida
a su pueblo, a su fauna y a su flora.
.
Y escribo a mi marimba y su grandeza
que se viste de sueños en madera
elevando la voz con su belleza;
.
Y artesanos de vida y de nobleza,
mi Ceiba, mis montañas, mi bandera,
le obsequian a mis versos fortaleza.
.
.
Beatriz Vielman S.
Guatemala. C.A.


Fugitiva se mece la luna en la noche
sorteando el brillar las nubes grises,
uando escapa su vida asoma la sed
de no volver jamás al iniciar amargo.
***
Fugitiva serás cuando no sabes ser
desesperada con ensueño de amar,
escapando rauda del sabor del vivir
te cobijaste en las ansias al pensar.
***
Escapaste de las sombras de tu ser
sortilegio vano al olvidar ese ansiar,
que brota dentro de la libertad viva.
***
Fugitiva seras de esta miasma tuya
abandonando la luz que te alumbre,
encontraras la senda para regresar.
***
***** El Hombre de la Rosa*****


.
En su rivera
El velo reluciente
Como primavera
Un aliciente
.
Natural flor
Que enmudece
Y su olor
Que estremece
.
Mariposa fugitiva
Que volando va
Sagaz e intuitiva
No sé donde esta
.
Como el viento
Se llevo mi ilusión
Enmarcado evento
Se robo la razón.
.
Pero has de volver
Llana se hace la vida
Ya que has de saber
Sin ti no hay salida
.
Boamed López
Guatemala C.A.


Efímera y fugitiva
la luz altiva de plata
la negra noche reclama
en su ronda distraída.
*
Su oscura saya cargada
de lágrimas aperladas
persiguiendo a su amada
alumbrando va su marcha.
*
Ay,la luna enamorada
cuan ligera ella se olvida
de las promesas que un día
le diese a la noche alada

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.