EPEV- Poerrante

TUYO, NO...¡MIO!.

De entre mis flores hermosas

hubiste tu, de hondo dolor

la que hirió el pundonor

con ventiscas sulfurosas

carmín de todas las rosas

cuan atractivo demencial

figura de jade carnal

que golpeó mi alma eterna

ahora serás sempiterna

emblema de lo mio banal.

 

¡Tuyo no!...mio, es lo banal

sierra escondida al serruchar

negada siempre de escuchar

voces mías, miel de panal

apartadas del mundanal

donde tu cuerpo ligero

rellenaba el agujero

con claro oficio sin mi

hecho que no percibí

hasta el triste ahora en que muero.

 

Ago2013.

Comentarios1

  • EPEV- Poerrante

    De la añoranza a la crucifixión por un adiós. La mirada al interior, a mis desdenes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.