mario mena mena

Los dos vasos

No importan los géneros, le sucede lo mismo a los dos

cuando llegan al punto alto, donde deben dirigir

en la cabecera de mesa, el trono o el despacho de gerencia

desde el primer día encuentran dos vasos que deben elegir

 

Uno se bebe de un sorbo, que transforma al que recibe su elixir

cambia su tono de voz y empieza a sacar uñas de felino

mira a la gente sin pestañear queriendo electrizarle el alma

aunque hable en tono suave y te sonría no es posible creerle

y de oír lo que los otros piensan, no se diga, esto es tema de fondo

sólo vale la opinión que se parece a la suya, las demás las desconfía

 

El otro sólo se bebe en gotas, una sola al empezar el día

o cuando es necesario reorientar unos pasos que se han perdido

del camino que se trazó para que entre todos lleguemos a la meta

 

Son los vasos invisibles del poder, que dispone el que manda

algo así como los árboles de frutos distintos,que tuvimos  en Edén,

¿Cuál elige el nuevo que llegó en el puesto? Se sabe en pocos días

cuando empieza a abrirse brecha entre pueblo y mandatario.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Preciado y genial tu sentido y bello poema amigo Mario Molina
    Saludos y abrazos de amistad
    Críspulo tu amigo español



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.