Manugr21

Soneto V

La primera ves que te vi no pensé

que podría llegar a quererte tanto.

Paso el tiempo sin prisa y con mucho nanto.

Pero un día te vi y empecé a quererte.

 

Te busque para quererte y así tú

me quisiste, amaste por primera vez.

Al conocerte con tanta sencillez,

te vi en un bello vestido de tisú.

 

Probé la dulce tentación de tus labios,

y toque la perfección de tu figura.

Al verme tu cara se fue sonrojando.

 

Me haces querer cada día un poco más.

Y a pesar de lo poco que te conozco,

puedo decir que te he llegado a amar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.