daniellito

Pobreza

Hay una encrucijada  sonando en el viento del invierno,
gotean las ramas muertas
en un lienzo blanco,
los nidos atestiguan desde  bunkers ,
conformes a un designio propio
heredado de las razones incomprensibles,
se siente una preocupante manta
propia de una refutación cálida,
¡oh cruel designio! , te estampas en los caminos,
te posas como el dueño de la silla principal
en las murallas demacradas de los indefensos terruños…

¡oh cruel designio! hay una marcha de sandalias
errando escaleras de arcillas,
te corrompes a la ignorancia,
tú que lo tienes todo, hasta  las lágrimas del pobre
que depravas con el viento  las ruinas,
tajante es la hojilla que borra bosques,
ahí está tu mano congelando la sangre del ser humano,
hay manos que no palpan, hay mentes que no lloran
el atavío harapiento  de un niño  en su choza,
hay  piel sin tacto, hay ojos ineptos, hay corazones que no lloran
las ollas  de una familia en su choza…

¡oh designio!  engendras la lluvia de los cañadas,
tijeras cortando cartones y techos de nidos,
vi una hoguera consumiendo  vivos,
desoladas  las arcas de la víspera…
¡oh cruel designio! Tus pasos no van en vano,
eliges las formas,
buscas obedientes,
y robas la billetera añeja de los  ancianos,
tejes gran parte del edredón  de los caminos
y las lágrimas se enlazan acordonando tus zapatos en el lodo,
valiente  lluvia, casual de llanto,
camuflas lamentos con piedras y palos
hasta la calma de un paisaje asolador,
como si pensaras  que el dulce premia la tragedia,
tú que tienes a los ciegos, como puedes pensar en bolas de humo
¡tú, mísera! Regala tus dotes tranquilos al arrullo de una familia …



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.