Eimai

Viejo dragón



Sentada en el suelo de los recuerdos tan lejanos y distantes,

aquel frío que mi piel conocía, sentada esperando.

Gota a gota fue descendiendo sobre mi cabeza

hasta que la tela quedó mojada,

miré no tan lejos, no tan cerca,

la figura de un viejo hombre con la voz de dragón

pero que bajo sus tormentosas palabras había plumas de águila.

Su fuego es tan caliente que no deja a ninguno por inocente,

he luchado contra él muchas veces,

que derramado mi sangre,

he dado batalla hasta que olvida mi nombre

me deja cayendo desde las alturas hasta caer en la tierra,

y en ese momento desaparece.


Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Sensacionalmente hermoso tu genial poema amiga Eimai
    Saludois de afecto y amistad
    Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.