Nicolas Ferreira Lamaita

ME ENAMORE DE TU PELO

Era el marco de tu cara, tu pelo negro de ébano
como un pedazo de noche, caída del firmamento. 

Negra sedosa y tan larga, que se enredaba en tu cuello
eras una rosa blanca, rodeada de negro velo.

 

Entre oscuros nubarrones, brillaban tus ojos negros
titilando tus pestañas, refulgían dos luceros. 

Y que bonita tu cara, con sus labios rojo fuego,
tu cintura de guitarra, que bien formaba tu cuerpo.

 

Manos blancas de azucena, jugaban en tu cabello

como peineta de nácar, parecían ser tus dedos. 

Reflejos del sol caliente, en las mañanas de enero,

de noche claros de luna, hacían su nido en ellos. 

 

Que me ayuden los poetas, para decir lo que siento

para expresar la belleza, la magia de tu cabello. 

tan negra sedosa y larga, que se enlazaba en tu cuello,

eras una rosa blanca, abrazada en negro velo.

 

Ahogado en soles y lunas, enredarme en ellos quiero

con reflejos y destellos, de aquellos días de enero.

Negros como el azabache, tan negros como es el ébano

tan negros como tus ojos, el negro de tu cabello.

 

 

Hoy que han pasado los años, con ellos, muchos eneros,

tu cabello es seda fina. que la a transformado el tiempo,

color de plata Peruana engarzada en ónix negro

es la joya mas preciada, que acompaña mis inviernos.

 

  

Tu pelo azabache negro, tu pelo color del ébano,

tu pelo de seda fina, transformado por el tiempo.

 

        Nicolás Ferreira

                    Para mi amada esposa.

Comentarios3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.