Alcibiades

Soneto dejando amor de infancia

En fin dije; es hora de abrir la puerta,

bajo cual agua que viene de arriba,

es mi voluntad nadie me derriba.

Únicamente algo en mí se despierta.

 

En ante sala está melancolía,

rostro de amigos en la mete acude,

levanté las dos manos como pude.

De entre todo alguien más me despedía.

 

Su sonrisa llevo en mi pensamiento,

despedimos al amor y la infancia

entristecida mirada cruzamos.

 

Antes de partir ya hallo sufrimiento,

que aún más será en tirana distancia.

¿Acaso dejamos a lo que amamos…?

 

El señor de los fierros

(Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados.)

 

Nos separaba la distancia, su cabellera lisa iba y venía en la frasca brisa, así me despedía el amor y la infancia…

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Asombrosos versos anhelan la hermosura de tu genial prosa amigo Alcibiedes
    Saludos de afecto y amistad

    • Alcibiades

      Hola, Don Críspulo... Un día enviaré poema, la razón que trato de escribir soneto, sé que debo dar atención a la puntuación, un día me saldrá bien aunque sea uno, gracias por comentarme amigo poeta...
      Abrazo, desde Argentina, El señor de los fierros.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.