La Barroca

Recuerdo del Otoño.

Un día de otoño te perdí,

 nebulosa estaba mi mente

 cuando escuche tu adiós.

 Trémulo fue el grito de tu nombre,

mas al oírme no volteaste

si no que presurosa huiste de mis abrazos,

 corriste hacia otros mas valientes.

 ¡Maldito sea el destino!

 A unos les da la osadía

 de un Te Amo

 y a otros el don

 para el estribillo.

 Ya primavera es

 y aun sigo esperando...

 El valor para soltar la pluma

 y gritar TE AMO.




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.