La Barroca

La belleza de las cosas.

¿Y como aguantara tan perturbada alma?

Como admirara la belleza 

de una violación,

el asesinato de toda una familia.

¡Ay pobre alma!

Pezarosa sera la vida

de quien no admire

la belleza de tan magnifico mundo, 

las guerras, el hambre, el odio 

y la muerte.

¡Ay pobre es el alma de quien no ve la belleza de las cosas!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.