Jorge-Fontanero

Un saludo

Un saludo

 

Como siempre, desde las cenizas   como el ave Fénix o desde la  caverna del Minotauro, he aquí una vez más en escena, pero obviamente, por favor “…no alerte sus fusiles”…, si una veta de amor ve en mis líneas…  tan solo es que hoy, luego de mucho agua bajo el puente, he decidido cristalizar la necesidad de volver a escribirle.-

Metamorfosis (Autor: Miguel Ángel González)

 

Hoy me siento como “Sergio” (El sofá, de Enrique Anderson Imbert, del libro “ Palabras escritas para vos”), libro obsequiado a los docentes en su día, estoy seguro que lo has de tener, o como “Gregorio” en casualmente” La Metamorfosis” de Franz Kafka, (lectura en versión  reducida que llegó a mis manos, de la  revista  “La Nación”(con dibujos de Luís Scafati), como has de ver, tanto la imagen extraída de la dirección WEB “Artelista” envío gratuito de España, como las lecturas a las cuales he hecho referencia, identificándome en cada una de ellas con el insecto, sí!!!, una cucaracha hecha y derecha, lo reconozco no lo puedo evitar, rescato la hidalguía de tener la humildad de reconocerlo, en fin algo es algo.

Habiendo enunciado un primer pensamiento a modo de prólogo, le pregunto: “Cómo dice que le va,…, Sra. mía”,…, ¿cómo está la Doña?, ¿qué es de la vida de su amigo?       

Y obviamente ¿cómo está?, la “pequeña infanta y su príncipe,…, “afortunados vivientes en la atlántida,”

 

Yo, ¿cómo decirle?, ¿qué decirle?,  espero me crea, estoy bien de salud, con las enfermedad llamada “Alma”, es decir la enfermedad del “almanaque”, si Sra. mía, los años no vienen solos es la frase hecha, y cuan cierta es, mi querida señora, pero dentro de todo estoy ahora bien, lo que no tiene cura es mi “mambo” cerebral, según me lo dice mi psicólogo (obviamente psicólogo de uniforme, por supuesto), quien luego de un intento fallido de suicidio,( hasta en eso no tengo suerte),las cosas han ido mejorando y por tal razón emprendí la redacción de estas líneas, que verdaderamente llevan el mas honesto de los propósitos, el de monologar y porqué no, dialogar con usted, Mujer a la que nunca he olvidado ni creo que pueda llegar a olvidar, pues los años que me quedan por vivir, a no ser  que un alemán se interponga no han de permitir que me olvide de usted.

 

Espero que se encuentre bien de salud, bien de espíritu, bien de “rupias”, bien de ánimo, en fin que sea la Mujer que probablemente todos conocen, y Yo particularmente he conocido y he bebido e impregnado de ese maravilloso estado que siempre la ha caracterizado, cuando hemos estado juntos.

 

Cuanta agua ha corrido bajo el puente, cuantas novedades se han sucedido en tan poco y largo tiempo, pero ya ve como el niño pródigo es repetitivo en la historia bíblica y en el presente.

 

Pero luego de estas breves líneas Yo: “ya estoy hecho”, me he imaginado su sonrisa, he aspirado el aroma de su piel, he sentido la suavidad de su cuerpo, qué más puedo pedir…Un beso grande y hasta cuando Dios lo quiera y permita….

                                                  Sencillamente: JorgeFontanero



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.