Raul Gonzaga

¿Demonio o ángel?

Dime tú, ¿de dónde vienes?

Dulce ser angelical,

Que la hoguera que iniciaste

Yo no la puedo apagar.

 

Sigues, en mi alma, presente;

Eres anhelo inmortal;

Eres llaga que no cierra,

Mal que no puedo curar.

 

Me dio tu dulce presencia

Amor, ternura y gran paz;

Pero ahora que te has ido

¡Cuánta, cuánta soledad!

 

¡Cuánto se añora tu fuerza,

Cuánto te quise en verdad!

¿Por cuánto tiempo en mi vida

Voy a intentarte olvidar?

 

Sigue viva la esperanza

De volverte yo a besar,

Grito tu nombre mil veces

Demonio o ángel ideal.

 

Poco me importa quién eres,

Estoy dispuesto a luchar,

Venga mi Edén o mi infierno…

¡Bésame amor inmortal!

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    La belleza de tus geniales versos deleita al poeta amigo Raul Gonzaga
    Saludos de afecto y amistad
    Críspulo

    • Raul Gonzaga

      Es tu humildad tu mayor virtud, a todos nos estimulas a seguir escribiendo, eres no sólo un gran poeta sino un amante de la Poesía, saludos y un abrazo fraternal...

    • Raul Gonzaga

      La mujer especial, esa que no es tibia sino extrema, la que te da todo el placer o todo el dolor, la que no te miente ni te engaña, la que te abre las puertas al Edén o te deja hundirte en el infierno; es el oro de la vida, es la puerta, el puerto y el premio a la tenacidad; si tienes a tu lado a una mujer viva y plena, absoluta y consciente: ¡no la abandones que te quedarás sin vida!...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.