Alcibiades

Soneto a la inútil mitad

Vi tu imagen en la media medalla,

la otra mitad te llevaste en tu cuello,

que unida, en amor simboliza sello

de fidelidad, que a multitud calla.

 

Separada es la prueba de esperanza

impuesta de aguantar el celibato,

que expedito yo supe el desacato

y guardé la otra mitad por venganza

 

Ahora hallé deslucida y modesta,

es oro, pero no cumplió la impuesta

palabra, dada en nombre del amor.

 

La pasión celada aprueba y arresta,

mi mitad en baúl quedó aun honesta,

su honestidad ya tiene poco valor.

 

El señor de los fierros

(Copyright © 2013 - Todos los derechos reservados.)

 

 Medalla: tal vez el envejecer sea lo mejor para ti, como lo es para mí vivir sin la dueña de mi amor…

Comentarios3

  • Pedro Perez Vargas

    Estimado señor de los fierros :
    Muy hermoso soneto que narra el acto cobarde de una traición… de un ser que sin sentir un genuino amor, se compromete a ser fiel; sin embargo, su falta de entereza, le impide cumplir con su compromiso de lealtad y respeto al ser que le ha entregado su corazón.
    En ocasiones, queremos simbólicamente sellar una unión, con la intensión de que perdure por siempre, tal como fue tu intención con la medalla; sin embargo, no son cosas como éstas, ni un papel firmado que hará que éste amor sea leal, sino, que sea un amor genuino, más duro que el diamante, resistente a toda prueba de fuego, lo que te hará ser siempre para una sola persona.
    Mi respeto para ti, amigo poeta.

    • Alcibiades

      Pedro gracias por desmenuzar comentando, realmente la media medalla tiene mas valor que una firma sobre papal, pues es la voluntad del corazón hecho amor, libre sin atadura...
      Gracias amigo poeta... Alcibíades, desde Argentina.

    • El Hombre de la Rosa

      Una preciada y bella genialidad tu hermoso poema amigo Alcibiades
      Saludos de amistad y de afecto.
      Críspulo tu amigo

    • Alcibiades

      Don Críspulo... Las imaginaciones son genialidades de la mente para crear ficciones ajeno a la realidad... Gracias por leerme siempre... Mi abrazo desde la distancia, Alcibíades.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.