PETALOS DE NOCHE

El color de la tristeza, es el abismo del dolor...


AVISO DE AUSENCIA DE PETALOS DE NOCHE
Sangre oxidada...]




... un momento..., una palabra... un segundo...,
                                   y el horrible tiempo...,

                   catarsis del abismo en el pecho...-

mirar las sombras morir en un espejo...,

       y el boceto de mi rostro apagado;
  apagado como los funerales del cielo;

mirando desprenderse..., el croquis de mi silueta
           tatuada en la ausencia de los miedos...,
        donde la mirada fundé lágrimas al olvido...,

y no sé donde he dejado perderse el color de mi alma;
                         sobre que extensión de las huellas,
                         o sobre qué extremidad del asfalto
                          he dejado tatuarse mi ausencia..., 

-no lo sé-

...                  y en mi mente se destrozan recintos,
ruinas de impresiones del ayer,
recuerdos fenecidos en el ocre de un sol agonizante,
       dentro de las llamas opacas de mi esperanza...,

miró mis manos asediar la sangre deprimida,
         la sangre triste -la sangre cohibida-

miró mis ojos fundirse en la austera noche...,
          -el sol prisionero en un cadáver gris-

        la oscuridad masticando el boceto de mi rostro,

la sombra; mi silueta mitigada por la textura del dolor
                    de entre el sabor visual de un hombre
          mirando la luna, creyendo que es el sol opaco
dentro del universo                              -su pecho-
                                                    que de a poco
                                                  se va apagando

                  como la calle congestionada de cuervos
llevándose su sombra dentro del espejo...,

y se ha muerto su silencio..., el sonido de su cuerpo
                                                                   ...,


la fugacidad de la retina,
                                 su última visión del mañana,

la única luz preservada dentro de su iris,

allí en las lamentaciones, piensa sin pensar,
            sueña sin soñar, vive SIN VIVIR!!!

allí dentro del recinto íntimo,
          claustro de su vacío,          -sus miedos-
enfermo, doliente, apagado y muerto..., -muere-

mirando al sol perecer en las fauces del universo,

               y un último hálito refrescar los astros,

y emerger del mar una plateada figura del espejo,

una luna, la resurrección del grito ahogado en su pecho...,

secreta, enigmática, perenne, ella su esperanza
              cobijada entre los lazos de un alarido,

de un hombre ciego mirando las estrellas puntiagudas

                              abrir la oscuridad de su pecho,

                              dejando desnudo el corazón...,

ante el milagro de quitar las prisiones óseas
  y hacer volar ese último sonido de músculo indómito
                          queriendo tener el último vuelo...,

mi último vuelo..., mi última esperanza...,
creer...-
creer,
sentir...-

Sentir ahogar el color de la tristeza
dentro del abismo del universo...,
asesinando el puntiagudo dolor
en efímeros rastros, astros de mi último vuelo...

 


El tiempo es un reloj que se va suicidando con los hechos... 2013...
La ciudad es una fruta que se va pudriendo con sus hongos móviles... Santiago...
Y el hombre sigue mirando al espejo tragar sus miedos... YO...  

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.