jorge andres rivera rojas

ABBA

ABBA

 

I

 

Luces celestiales brillan en el alba,

Una figura majestuosa;

Deslizándose entre las nubes.

 

II

 

Cual si fuese un huracán,

Desmorona todo el mal;

Al brahamido de su voz,

Todo se vuelve a crear.

 

III

 

Un destello magnificente de su ser,

El frío calma por doquier;

Dejando calor a su paso,

Llegando a sentir que vuelves a nacer

 

IV

 

Legados de amor, promesas de perdón,

Con él todo lo puedes;

¿Quién será capaz de detenerte?

 

V

 

Aún que la indómita humanidad,

Lo trata de negar;

Basta ver a tu alrededor,

Para llenarte de su bondad.

 

VI

 

Constelaciones,  planetas;

Montañas y mares,

Todo el universo proyecta,

Su docta congruencia.

 

VII

 

El tiempo es corto, la vida insignificante,

La inmortalidad será el único camino;

Para abarcar todo lo divino.

 

VIII

 

Vivid siempre salvo,

Esperad ansioso la muerte;

Para estar con él, frente a frente,

                                                   Y por la eternidad siempre complacerle.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La lectura de tus versos religiosos siembran belleza en el alma de los poetas amigo Jorge A. Rivera
    Saludos de afecto y amistad
    CrĂ­spulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.