Luisa Arias Soto

Quiero Algo Anormalmente Mágico Contigo

Eres lo que había estado buscando y ni siquiera yo lo sabía, apareciste cuando no creía, cuando pensé que la experiencia se había consolidado y no iba a volver a confiar.


No creo en los cuentos que una vez me enseñaron unos libros en su reclamo por ser leídos, creo en los detalles que me hicieron conocerte, en el abrazo constante, en los recuerdos que me roban las sonrisas.


Déjame probar tus labios una vez más y bajo tu sombra huir de lo que me quiere quemar, déjame abrazarte, contarte historias, quiero aprender a cuidarte, a que el tiempo vuele cuando estoy entre tus brazos, quiero que mi refugio en todas direcciones seas tú.


Déjame ser parte de las peleas graciosas, de lo que te entusiasma, de lo que te da vida, de las rutinas de cosquillas, de los besos al estilo europeo y también americano, déjame bailar contigo bajo la lluvia con los ojos cerrados y que se humedezca el rostro en el intento, salgamos a robar estrellas y pedirles deseos y que el amanecer se prolongue, quiero quedarme contigo entre algodones de azúcar y bosques de fresas, entre mares de chocolate y bombones con cerezas.


Quiero un mundo donde comerte no sea un delito, que no tenga que disimular nada, que mis manos se deslicen en tu cuerpo como respuesta a tus caricias.


Y dormitar contigo debajo de las palmeras de una playa perdida, donde el mar nos inunde y su espuma recorra nuestros cuerpos, víctimas de la pasión.


Quiero merodear por tus jardines,  y que me cortes rosas, que me hagas guirnaldas de sueños con ellas y me las coloques de coronas. Quiero encontrar una parte mía que se encuentra contigo y que estoy empezando a descubrir.


No te escondas, no huyas, dibuja conmigo arcoíris de colores, que importa lo que diga la gente, si al final estamos locos, la locura es el pretexto perfecto para ser felices, para encontrarnos en los sueños, para besarnos en lugares que se suponen prohibidos, al final que importa si nos salimos de lo normal, es que lo normal es relativo en este mundo tan perdido, donde el estar junto a ti se vuelve cada día como un viaje en la montaña rusa, un paseo en un carrusel… Quiero algo anormalmente mágico, porque lo normal es aburrido, es por eso que te quiero en mi recorrido…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.