ivan rueda

TU NOMBRE

 

Tu nombre bordado

a fuego en mis labios,

me lastima letra a letra

como si un rosal de clavos

me trepara por el alma.

Tu nombre lleva brasas

a los bordes de mi carne,

quema piel al rojo vivo

con sus hierros pronunciados

por las lenguas de mis poros.

Tiemblo penas, muerte lloro

y mis lágrimas a gritos

se derraman en tu nombre,

castigo de amarga sustancia,

tortura de tigre sin freno

que en su zarpas me desangra.

Cruz de cárdena agonía,

madero de lento tormento,

nombre tallado a veneno,

sombra de hordas hambrientas

que circundan como lobos

el redil de mis entrañas.

A mi corazón te aferras

con tus raíces y garfios,

nombre en oscuridad cerrado,

por tus negros corredores

se estremecen mis latidos,

y en tu cárcel de altos muros

perpetúas mi dolor.

Solo tu nombre dejaste

y  yo tirito en sus rugidos,

llevo fiebres de sus lepras,

en sus ascuas me calcino

y en sus lodos me revuelco,

bebo sus sílabas fieras

y en sus espinos me duermo.

Nombre tuyo, nombre mío,

nombre… del amor perdido.

Comentarios7

  • El Hombre de la Rosa

    Sensacional amigo tus hermosos versos de amor
    Saludos y amistad

  • Maria Ines Pascuccio

    El amor perdido deja estos versos para que los puedas volcar en éste excelente poema.. muy bonito.. un abrazo

  • SASI12

    Ese nombre que queda tatuado con fuego en el alma....


    Un abrazo...

  • Nuria Madrigal

    Bello, tantas cosas un nombre amado puede seguir evocandonos.
    Saludos Francisco

  • HERMINSON YULE RIASCOS

    Bello poema IVAN, como siempre un gusto leer tus escritos. Un abrazo.

  • Laura Soldan

    Amo este poema.. Lo leí hace muchos años y siempre lo recuerdo.

  • Juan Senda

    PERO CARLIÑOS CANTOS ANOS FAI QUE NON NOS VEMOS EU CHAMEITE MIL VECES PERO TI NADA----------------------------------------------------------------------------------------------
    VOSOTROS CORREDORES DE MENSAJES,
    INQUISIDORES DE PALOMAS
    Y BEBEDORES DE SANGRE.

    VOSOTROS ÁGUILAS DE BRONCE,
    MAQUIAVELOS DE LOS FRAUDES,
    MALVERSANDORES DE FONDOS
    COMO DE NUESTROS CAUDALES.

    QUE GLORIA TAN DESHONESTA
    DEJASTEIS EN LAS EDADES,
    VOSOTROS SOIS FRATRICIDAS,
    ARMADORES DE DESASTRES.

    AHÍ OS QUEDAN LOS HECHOS
    EN ESAS VIEJAS CIUDADES,
    GUILLOTINAS, HORCAS, GARROTES,
    FUSILES, PUÑALES Y SABLES.

    QUE HIDOLATRÍA DE OGROS,
    QUE DECISIONES DE ASES.

    VOS OIRÉS LOS ORÁCULOS DE DIOS
    CUANDO LA CONCIENCIA
    Y LA RAZÓN OS ABRACEN.

    VOSOTROS MERCADERES DE CARNE
    ¿CUÁNTOS DRAGONES TENEIS
    EN VUESTROS CORRALES?

    NO TOCAREIS EL PÁBILO DEL DIVINO MANTO
    DE QUIEN OS MIRA DESDE CON SUS MIRARES.

    HARTAROS DE ESAS CARNES
    Y DE EXÓTICOS MANJARES.

    VOSOTROS CABADORES DE FOSAS
    Y ENTERADORES DE MÁRTIRES.

    VUESTRA ES LA TIERRA
    MANCHADA DE SANGRE,
    DE LOS HUMILDES,
    DE LOS COBARDES
    Y DE TODOS LOS DÉBILES,
    INSCRITOS EN LAS VERDADES.
    ¿POR QUÉ SEGUIS TORTURANDO
    A VUESTROS SEMEJANTES?

    HUIREIS DE LA TIERRA
    CUANDO TODO SE APAGUE,
    MAS LA BESTIA SE RIE,
    SE RIE, HASTA DEL AIRE,
    DE LOS QUE BESAN ESTRELLAS,
    Y LLORAN SUS LIBERTADES
    Y PIDEN QUE LA RAZÓN,
    QUE POR UNA VEZ SE ALCE.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.