Consuelo Soto

No queda nada

Yo pasé por aquí

Como simple mortal

Mi vida la tierra

La tierra la ha de tragar.

 

Al dios que dí rezos

Un día lo boté

Las cruces tiradas

Yo fui y las quemé.

 

Me amainan la pena

Los acordes de mi guitarra

Cuando ya no queda nada

No queda nada

 

Si mirases dentro

Verías mi herida

Y canta sangrando

Se me va la vida.

 

El amor vacía mi

Tempestuoso pasar

Mas ni sus caricias

Me podrían ya salvar.

 

Me amainan la pena

Los acordes de mi guitarra

Cuando ya no queda nada

No queda nada

 

Espero no sepan

Que es no dormir

Las ojeras delatan

Mi eterno sufrir.

 

Cierro los ojos

Buscando la calma

No hay pensamiento

Que cure mi alma.

 

Me amainan la pena

Los acordes de mi guitarra

Cuando ya no queda nada

No queda nada

 

Ay! no queda nada

Para ya compartir

Sólo espero ay!

La gracia de morir!

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Una genial y preciada muestra de gran talento poetico amiga Consuelo Soto
    Saludos de amistad y de afecto
    Críspulo

  • soki

    El alma algunas veces se vacia, descansa y se vuelve a llenar, espero ese sea tu caso.

    Besos y abrazos, soki

  • jureme

    amiga, el espacio que hay libre dentro de ti,el cual te lleva a meditar en la parca, debes llenarlo con el fluido de la esperanza, y cerrar la puerta para que esta se apodere de ti y te despierte la ansiedad de seguir viviendo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.