Teresa Ema Suárez

Una cabaña junto al mar.

Dedicada a mi amigo Marcos.

 

Una cabaña junto al mar.

 

 

 

 

Una cabaña junto al mar

donde se acunan los sentimientos,

entre las aguas altivas y frías.

Donde golpea la ola, arrastra la arena

y es profunda la huella que deja.

 

Es un gemido del viento en el cielo.

Se sienten los ruidos tras el cristal,

gota a gota se desliza, abriendose camino...

Todo está oscuro, nada se ve,todo se percibe.

 

Se escuchan las olas en el muelle,

llegan justo a romper , allí donde mueren.

Dejando a su paso la espuma que envuelve,

que abraza, que impide olvidar.

 

Cruje la madera dentro del lugar,

es suave murmullo de abrazos, de besos,

como una gran batalla..que terminando va.

 

La calma comienza, junto con el día a clarear,

entra el sol a medias por el ventanal.

Cubre con su manto dos cuerpos desnudos,

que como mar inquieto se dejaron llevar.

 

La cabaña sueña mirando a la mar,

con sus olas claras, con su brillo tenue,

esperará a la noche para volver a encontrar;

mar, arena, olas...dos seres que se quieran amar.

 

 

 

Teresa Suárez.

08/07/13

Comentarios1

  • Jose Monnin elpoeta

    Buenas rimas, un gusto pasar un abrazo.

    • Teresa Ema Suárez

      Hola Jose muchas gracias por leerme y dejar tu comentario.Un beso.

      Teresa.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.