gatiko

QUEBRANTO

No llores,

tus lagrimas me envenenan,

carcomen lentamente mi piel.

Crean surcos de nostalgia y dolor en tus mejillas.

 

Fuentes de tristeza tus ojos son,

Colapsan con tu rostro,

Insultando tu alegría natural,

Devorando el fulgor de tu mirada.

 

Gotas amargas adúlteran tu dulzura,

Enriqueciendo al insano demonio del quebranto,

 

 

No llores yo no quiero eso,

cambialas por sonrisas perladas, ellas llenaran mas mi corazon

Comentarios1

  • alicia herrera

    Bellìsimo poema !!! Un abrazo Milton ( tocayo mìo )...

    • gatiko

      Muchas gracias :)



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.