LauraU

A mi hija

Hoy nos sentamos juntas

mi hija y yo.

 

 Su pequeño cuerpo cerca mio

emana un dulce aroma de inocencia

sus rizos acarician mi piel y sus ojos

del color de las violetas se posan en los

mios con la confianza que solo poseen

los ángeles como ella.

 

 Apoyo toda las cuencas de colores

sobre la mesa y junto con un fuerte hilo

de nylon enhebramos lo que sera un

collar que adornara  su cuello y podrá

llevar para mostrar a sus amigas lo que

hizo con su mama

 

Su boquita sonríe feliz, pone en su mochila

cosas ricas para merendar y dirige sus

pasos hacia la puerta de calle,

me tiende su mano y se dirige a la guardería

 para jugar como todos los dias

 

  Y el milagro se renueva, yo guió nuevamente

sus pasos acompañandola con un  lazo invisible

que une nuestras vidas para siempre.

 

© Reservados todos los derechos de autor conforme a la ley vigente

Comentarios3

  • DAVID FERNANDEZ FIS

    Un hijo es el tesoro mas preciado,el amor mas incondicional,la frescura y alegria de un hogar y las fuerzas para luchar,bello poema amiga,tov meot,neshicot

    • LauraU

      Muchas gracias.
      Mis hijos son verdaderamente mi oxigeno.
      Los amo infinitamente.

    • Peregrina

      Inefable el amor de madre, se siente en tus líneas, es una bendición del cielo.

      Saludos amistosos de
      Peregrina

      • LauraU

        Gracias por visitar.
        Es verdad,no hay como el amor de una madre.Lo puede todo.
        Saludos

      • Alejandro O. de Leon Soto

        Que ternura de poesía......me llegó al corazón .....saludos.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.