Ary Vala

NUESTRAS SOLEDADES

Tu soledad y la mía no nos hacen justicia

Cuando se encuentran en la noche de un sábado

Y se acarician entre ellas bajo un árbol embriagado.

Siempre queda un silencio que nos aturde

Y embrolla necesidad con  desahogo

¡Por eso nos enamoramos tan aprisa!

Es fácil confundir el amor con una buena compañía

Es difícil acompañarnos cuando la soledad nos obliga.

Algunas veces me descubro intentando convencerme

De que son falsas tus verdades,  y  ciertas mis mentiras

Así  cuando me dices que no me quieres, me quieres

Así  cuando te digo te quiero, no te quiero.

Porque aunque nuestras soledades son las mismas

La mía te la debo a ti, la tuya, no lo quiero ni escribir.

Por eso no me gusta cuando estás en silencio al lado mío

Porque es cuando te vas a los brazos de otro

Y conviertes mis labios en un lienzo donde

Pintas los besos que añoras con nostalgia,

Esos besos que no me pertenecen

Pero que recibo a cambio de tu cuerpo para mis manos….

Que bello intercambio…

 


Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.