rosi12

La mujer barbuda

Pepita está tan 

absorbida por 

su trabajo

que se olvidó de

mirarse al espejo.

Cuando descubre que 

en ese tiempo le había

crecido la barba.

Mas ya no existía para

ella trabajo en el circo

como otrora.

Era parte del espectáculo entrar

en el recinto con la mujer barbuda.

Es que Pepita pasa de largo

no se mira en el espejo...

¡Socorro! ¡grita!

¿Cómo pudo pasar esto?

¿En tan poco tiempo?

En fin, quizás no exista

la palabra tiempo cuando

se está tan ocupado.

Cuando se trabaja

el tiempo vuela, se dijo

a sí misma.

Mas ¿cuándo se había 

visto la última vez?

Ya no lo recuerda...

Ahora la barba si 

inexorablemente

había crecido.

¡Ohhh, qué horror!

Debe ir a quien se la 

quite, una amiga le 

dijo -pide un turno

urgente-

No mejor lo hago 

mañana después del

trabajo, allí iré,

podré hacerlo tranquila

luego que los niños

estén con su papá.

 

 

Comentarios4

  • Corazón

    De tanto estar preocupada de los niños la señora dejó de afeitarse.Un tremendo descuido que puede ocasionar problemas de convivencia.
    Corazón

  • rosi12

    jejejej si claro que tengas un lindo día, si esta mujer parece que pasaba del espejo y de otras cosas ....ve tu a saber....

  • Kelly M

    jajaj Buenísimo!

    Un abrazo.

  • Luzbelito

    Lindo remate!! Besos, mi querida amiga y un gran abrazo.

    Luzbelito.


    P.D. Mi querida amiga, permíteme un respetuoso y humilde atrevimiento. He notado que contestas los comentarios con el enlace incorrecto. Lo haces agregando un nuevo comentario. Si tú quieres que el emisor del comentario reciba y vea tu respuesta debes hacer click en donde dice "Responder", al pie del comentario. A mí también me pasaba a menudo hasta que descubrí la distracción. Un gran abrazo, cuidate mucho!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.