Pedro Perez Vargas

A mis hijos

Son ustedes tres luceros
Que iluminan mi camino,
Regalos del Dios divino
A quien pedí con esmero.
 
Llegaron los tres a mi vida
Para alegrar mi existencia
Dándome amor y paciencia
Para dirigir sus vidas.
 
A mi Dios yo le pido
Sabiduría para hacerlo,
Pues crecer quiero verlos,
Llenando siempre mi nido.
 
Pequeños como el cimiento
Que coloca en la tierra
El labrador que se aferra
A una cosecha florida,
Que devuelva a su mano herida,
Frutos para el sustento.
 
Cuidarlos es mi deber
Y seguir su crecimiento
Estar a su lado cada momento,
Abonando sus raíces
Para que sus flores, al abrirse
Demuestren que he cultivado
Los frutos que Dios me ha dado
Y que al mundo he de entregar,
Como cosecha sin par
De un labrador abnegado
 
Mis manos que estuvieron vacías
Ya nunca más lo estarán. ..
Y mis heridas sanarán,
Gracias a su amor cada día.

Comentarios6

  • clonariel

    hermoso

  • Yoseilyn

    El amor que muestra a tus hijos es inigualable

  • nellycastell

    Ese amor inconfundible que nos hace grande para servirle a ellos. Muy hermoso tu poema amigo asi como tus hijos. Un abrazo poeta.

  • Pedro Perez Vargas

    Agradezco mucho sus palabras. Soy nuevo en poemas del alma. Fuiste la persona que primero comento' mi primer poema. Gracias infinitas. Le ofrezco mi amistad.

  • Jazmin Victoria

    Hermosa poesia y hermosos nenes, este es, sin dudas un regalo invaluable que siempre van a apreciar y que nadie podra quitarles: un verso que expresa el amor mas puro.
    Saludos

  • Eliezer Hilario

    Muy profundo poema. Es uno de los que más me gusta. Lo he leído varias veces porque expresa nuestro deber como padres, y nuestro agradecimiento por tan gran regalo que Dios nos da.
    Gracias Pedro



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.