FERNANDO CAMA

LA SOLEDAD

La soledad siempre me ha acompañado en mi vida.

Te puedo decir que mi niñez no fue nada fácil, es mas, yo digo que no tuve
 
infancia pero si tengo muchos recuerdos. Algunos buenos, otros no muy buenos,
 
unos alegres, otros tristes y así por el estilo. Yo digo que la soledad es mi
 
única compañera en mi vida, que por más que trate de dejarla ella no me va a
 
soltar.



Hay momentos en que estoy rodeado de todas mis amistades, mi familia, compañeros
 
y demás gente que me conoce y me quiere y por más gente que tenga alrededor mío,
 
me siento solo.

Otra cosa que pienso mucho es que nací solo y solo estaré toda mi vida; con
 
amistades, familia, compañeros y demás pero solo por dentro. En la soledad es en
 
quien único puedo confiar porque no confío en nadie, ni en mi propia sombra. Las
 
personas en las que un día puse mi confianza me traicionaron, me dieron con un
 
puñal por la espalda; y cada vez que pongo mi confianza en alguien me pasa lo
 
mismo tarde o temprano.
 

La mayoría de la gente que me conoce no sabe casi nada o mejor dicho nada de 
mi lado oscuro. Le digo lado oscuro porque es el lado de mi que no doy a 
demostrar, ¿porque?, por miedo. Miedo a que se vayan a burlar de mi o me 
rechacen, por eso me considero un payaso.

Porque los payasos tienen una sonrisa pintada en su cara pero debajo de esa gran 
sonrisa pintada se esconde una persona muy diferente de lo que aparenta y así 
soy yo; vivo con una sonrisa falsa. La soledad es mi amiga y enemiga, mi 
compañera de vida. Hay quienes dicen que quieren ayudarme y yo como buen tonto 
les creo, porque son personas que quiero y creo que me van a ayudar. 

Al principio bien chévere con uno y paqui y palla hasta que me convencen, pero 
luego, jajaja, es que viene lo de siempre la traición y con la traición la 
soledad. 



Otra cosa por la que no digo lo que siento y pienso realmente es porque siento 
que con la realidad envés de ayudar a la persona lo que hago es hacerle mas 
daño, la desilusiono y le rompo los sueños que tanto anhelan. En la vida he 
tenido que aprender a mentir aunque no me guste. A veces siento que ayudo mas a 
la persona diciéndole una mentira que diciéndole la verdad. Hay momentos en que 
quisiera confiar en todo el mundo y decirle todas las verdades, pero mi corazón 
esta tan roto y tan lastimado, que realmente no puedo.

Comentarios2

  • Cesar Martinez Miranda

    QUE TRISTEZA, PERO BELLO RELATOOOOOOOOOOOOOO


    CRISTO TE AMAAAAAAAAAAAAAAAAAA

    UN ABRAZOOOOOOOOOOO

  • migreriana

    LA SOLEDAD SE DESVANECE CUANDO APRENDEMOS A AMARNOS A NOSOTROS MISMOS Y SE DESHIELA CUANDO CONOCEMOS A DIOS.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.