GILBERTO DE LA CRUZ GTZ.

¡Eres tu! ¡mi Madre!

 

Mujer que dibujas en tu vientre, con gran ilusión

Y con tus dolores me cuentas la historia de la  creación,

Luego me alimentas y me das tu vida y  tu corazón

Me cuidas y arrullas, con suaves caricias y una canción,

 

Eres mi doctora que con abrazarme me bajas la fiebre

Y con unos besos y con tus caricias, calmas mis dolores,

Eres la mujer que me ha enseñado las buenas costumbres,

Eres mi heroína que en mis pesadillas matas mis temores

 

Eres la mujer, que solo con su amor desaparece mis tristezas

Y con la magia de sus besos desaparece mis lágrimas,

La que siempre puede brindarme certeza y mucha fortaleza

Eres la mujer que me ha enseñado a cumplir mis promesas,

 

Porque tú al nacer Dios te dio instructivo para consolar

Y a pesar de eso te visto llorar por culpa de mis tristezas,

Pero soy feliz al ver tu mirada y tu sonrisa si ves triunfar,

Hoy eres consejera, cómplice y amiga, esa es tu promesa,

 

Eres una mujer inolvidable, eres amor, un ángel de Dios,

La que siempre multiplico el pan para calmar mi hambre

Eres una gran mujer, la fuente inagotable de ternura y amor,

El ser más sublime, la razón de mi vida, ¡eres tú! ¡Mi Madre!

 

AUTOR: GILBERTO DE LA CRUZ GUTIERREZ.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.