baltamlh

A verdades sordo

¿Quién era yo? no lo recuerdo,

¿Qué hice o hacía? no me interesa,

borró mi memoria si fuí loco o cuerdo

había olvidado el como sentir la tristeza

ya no había nada despues de ella,

ya no había nada despues de aquello.

 

La lluvia, en lluvia de nuevo tornaría,

las estrellas en estrellas y el cielo en cielo,

la verdad, el mundo, las cosas todo sin ti me hiría

nada era ya mio, todo sin ti era ajeno,

el aire donde soñaba, el mar, la brisa, la Luna, todo huía

todo mi mundo te llevaste por entero.

 

Solo un hombre seguí siendo después de tí,

con el mismo corazón desdeñado que todos,

mismas costumbres, instintos, mismo todo en si,

la misma amargura, diferente vida, diferentes modos,

todo posado

en aquello mismo que antes hizo a la verdad mentir

unos ojos cafés, una piel clara y un corazón a verdades sordo.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Cuando la pluma del Bate calienta sus letras para formar las palabras de sus versos, enseña el alma de su poema al viento de las musas que adornan sus estrofas de amor amigo Baltazar
    Saludos sinceros de amistad poetica
    Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.