celia-benfer

Se acabó

¡Se acabó!

 Solo el silencio estaba presente en tu ventana.

El viento soplaba, y sentía las simientes romperse,

la luz se ahogó y la piel se deshizo de mi carne,

 en ese momento supe entonces, que todo terminó.

 

Ya no hay palabras, la mudez del tiempo es un eco

oculto entre las sombras más inmensas de tu faz,

me arrodillé frente al cielo, reclamando tu ausencia,

el vacío tan frío y la muerte riendo, se me aproximó.

 

Mi voz doliente, se ha puesto en la puerta de tu olvido,

las plantas de mi alma, mis alas destinadas a apuñalarse

en un atajo gigantesco con el cincel de tu dura daga,

y germinaron los espasmos más dolorosos en mi alma.

 

¡Se acabó!- El tormento esculpió en mis vuelos dolor,

alargando mis horas de agonía, vertiendo en mí

la negra soledad, no he progresado, la travesía vacía,

hubo un giro en círculos interminables y me aplastó.

 

Surcos llenos de plétoras, miradas sin explicaciones.

 Me caí en la ciénaga de la condena eterna, gritando

de madrugadas, en la altura artificial del pensamiento

invadiendo mi médula, tus manos grises y heladas.

 

Me dejas tumbada el suelo oscuro, ocultándome,

Ahora voy huyendo del tiempo, de tu malquerencia.

En mi marcha tropiezo con las palabras ausentes,

que van dejando sobre mi cuerpo triste, la muerte. 

 

¡Se acabó!

Miré la calle, tan fría, hay rumores de hojas viajando,

con la onda del viento frío; mi mano aprieta mi pecho.

Miré el cielo, hay nubes eternas que nunca se deslizan,

sonidos de algún lugar que se impone ante este silencio.

 

La calle eterna, bailando mi alma entre vinos y treguas,

el  derrame de la herida, perforada por tu estaca;

encontré en la calle, un halo de luna escapada que de

su órbita desvelada con vehemencia en mí desmayó.

 

¡Se acabó! -  La vida retoca un tormento diferente,

grotescas sombras, caminos hundidos, miedo diferente,

Tu amor se ha ido, se escapó el vértigo de tu delirio,

y ahora se desborda en mi pecho,…¡tanta añoranza! 

Celia Benfer- Py. Reg.

***

Comentarios1

  • de mente nocturna

    Palabras de tristeza,
    Cuando acaba todo empieza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.