Oscar Lopez-villanueva

No eres tu soy yo

Me doy cuenta que no eres tu, soy yo

el amor de mi lado esta, del tuyo falta,

Se pierde, aparece, se esconde,

Huye y se ufana en el miedo a lo desconocido

que acompaña a Adán y a su descendencia ambigua y cobarde, que no ama lo que no entiende,

al menos ese es el epitafio que defiende tu naturaleza

busco pistas sutiles,

Rasgos delatores en un corazón sordo a los llantos de otro mudo

las busco con esperanza y la minuciosidad del que vive para encontrar,

Que a veces son solo espejismos vanos

como el oasis en el desierto engaña

así me pierden tus ojos con sus destellos.

El naufrago se aferra siempre a la imagen que su desfallecer le crea

como el me aferro yo a esa ilusión, Parpadeante, estrujante, erótica y dulcemente amarga

de una mirada falácica que con pasión me vea.

Pero no eres tu, soy yo,

Estoy empezando a comprender que tu corazón no es sordo,

Sino que la armonía de sonidos y silencios que mi corazon palpita

no se escucha fuerte

Y todo esto es solo un recalcitrante deseo que mis anhelos sean.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.