Luis Antonio Osorio

Aùn en mis manos...

Ella tenía el mismo tono
el mismo gris dilatado sobre su frente,
sobre sus ojos y su memoria.
Es aquello que me queda
pequeño absurdo recuerdo…
Se infringía su reproche en mis sienes
su mirar en mis desvelos
y hacía de "Mis siempres" la misma pregunta
¿Que misterio es este que nos sobreabunda?
que en el palpitar de la noche
vestida de aceitunas, rombos y flores marchitas
resbalaba de mis sueños a mi mejilla enmohecida
y cantaba serena
como lejos del mundo de mi mundo
esta balada extraña
hasta el silencio de mis labios.

Es la misma historia de siempre
del amargo desamor navegando por mi alma
Es la misma historia, del desencuentro
de nuestro -Quiéreme hoy y olvídame mañana-
del grito ¡Calma! a tus piernas de porcelana,
calma que vas de prisa
calma que aún no termino
el último sorbo de olvidarte
¿No ves acaso?
Aún en mis manos traigo
Tibios, algunos de nuestros instantes…

Comentarios1

  • lindaestrella

    Muy bello tu poema, saludos!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.