poetaovallino

De miedoooo!!!!!!

 

Nací ayer, en medio del refugio de la noche,

detrás de las palabras del idioma,

de adentro de la magia de mi madre,

delante del pasado y del presente,

debajo de la vida y su utopía.

De dónde soy, de dónde vine,

De qué lugar sacó Dios el polvo para construírme,

Acaso del mediterráneo de Quevedo,

O de la arena sepulcral de los mariscos.

 

Qué soy y qué tengo,

a caso una raíz desnuda

O una sombra  antropomorfa

amante de la paciencia y del raciocinio,

un tono de voz ligado al desastre

o un ser de mil huesos y de sangre.

 

Nací ayer, testigo fui del transformismo

De la femeneidad a la locura,

Conquistador del génesis de la paciencia,

Mientras veía al tiempo huir  a su escondite marino.

Fui testigo del transformismo,

De la limpieza a la basura,

de la esperanza hasta el pesimismo,

y del cielo a la infinidad turbia del infierno.

 

Crecí ayer, en la ciudad de las hojas,

Allí, en donde el azul y el amarillo se hacen uno,

en donde el sol se hace pasar por luna llena,

Mientras el bosque se volatiliza

hacia el cielo en su carreta de humo,

para ir y no regresar como ceniza.

 

Crecí ayer, junto a mis uñas y mi pelo,

En medio del sosiego de lo abstracto,

En esa miosis y midriasis de la vida,

Entre el hambre y la saciedad de lo implacable,

arriba de la silueta de mis pies,

como dos copas invertidas.

 

Morí hoy, sepa yo de qué manera,

si fue de espalda o en decúbito lateral,

si me autoayudé o me ayudaron,

si estaba satisfecho o con el estómago vacío,

cómo darme cuenta entonces si morí,

a quién acudo para averiguarlo.

Bugues.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.