Mujer Nagual

Junto a las vías del tren




Aquí estoy,
sentada en la estación de tren,
anhelando que todo aquello,
solo hubiese sido un mal sueño,
pero no lo es,
y aquí estoy,
con mi sombrero,
mis ropajes más sombríos,
y una lágrima,
que se transforma lentamente,
en un aullido,
un grito de profundo dolor.
(Mujer nagual)


Las vías frente a mis ojos
se alejan de mi presencia
direcciones contrarias de la suerte
una me trae el destierro
la otra me conduce al infierno...
Durmientes por miles atestiguan
el paso de mi angustia, en carne viva
una sola voz es la que me guía
es un adiós de tus labios, mi partida...


Ahogado entre el tiempo...
/De la velocidad de un vocablo enfermo/
esperando que la muerte sea mi suerte...,
y cada silencio...
...
...sea un pedazo de las costumbres metálicas
por desgarrar mi espera a un vacío
agonizando en ronchas oxidadas
...dentro de mi pecho coagulando silencio...
...
esperando el viaje invertido de mis ojos...,
...
aturdidos en el desgarrar de mi boca trémula...
...
acotada en el vaivén de un tren anochecido
en el sentimiento ajeno
de un musculo quebrado por el tiempo y el destino-
...
...mi viaje un sueño...
de sangre al sentimiento...
fermentando mi pecho...
.. y las lágrimas al viento...
[...]



Una vez que la campana allá señalado que tu tren a partido,
Me sentare en una banca reflexionando en lo ocurrido,
Escuchare el ruido del tren dirigiéndose a su destino,
Escuchare mis pensamiento rogando por tu cariño,
No quedara más que ver al tren hacerse pequeño a la distancia,
Tu en su interior sabiendo que me as dejado en la desgracia,
Sin poder convencerte solo suplicare su regreso,
La partida de ese tren a dejado en mi un vacío inmenso....
(Julio_cesar0426)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.