salgomanzano

ENTRO EN MI

Entro en mī,

entro en tu cuerpo,

dejándote

Mi anhelo...

 

Entro en mi

tu pensamiento,

entro en ti las letras

de siempre, siempre te llevo...

 

Entro en mí la ausencia:

no te tengo:

lejanía

de tenerte lejos...

 

Entro en mí tu despertar

-¿y tu beso?-

Entro en mi jarrón la rosa

que no poseo...

 

Entro en mí la llama

de tus adentros

-arde el interior

del aposento-.

 

Entro en mí  lo que no hay:

La nada,el vacío,y el Cielo

 

Y entro en la caja

de mi  Silencio:

libro no cerrado,

siempre de madrugada abierto...

 

-salvador-

 

Comentarios8

  • alicia perez hernandez

    es hermoso este poemita como tu le dices
    es tanto de ti, es tu sentir interior por la distancia,
    por la ausencia, por la lejanía, por tantas cosas que te sobresaltan
    como dices en un rato te atrapa el pensamiento y te brotan estos
    sentir que te bullen y quieren salir para que en un momento te
    vacíes de ese sentimiento de soledad y de ausencia
    un beso y mi amor

    • salgomanzano

      Igualmente otro beso en la honduravde mi querer en el dia de la poesia salvador

    • alicia perez hernandez

      Salvador te llevaste la mitad de mi vida
      Y con la que me queda tratare de vivir sin ti
      Sé que en el cielo estás leyendo tus poemas
      Y yo aquí no me canso de leer los que me dedicaste
      Son todo el amor que vivimos por cuatro años
      Te llevaste todo mi amor
      Sé que con Dios estas mejor
      TE AMO Y TE AMARE ERES LO MAS MARAVILLOSO
      QUE LA VIDA ME HA DADO
      TU QUERER Y TUS POEMAS SE MUEREN CONMGO
      d.e.p.

    • alicia perez hernandez


      Días y horas y meses y años...
      he ido desmigajando
      pan cocido en el horno
      de mis adentros,
      alimentado
      de circunstancias:
      Vivenciales, de testimonio,
      ahogadas, bullentes
      del enamorado interior,
      que escuece
      y aviva.
      Ha sido un latir
      encendido, aromado
      de incienso.
      He protestado,
      he amado
      románticamente en noches de luna
      abierta -" con su camisón de nardo"-
      Yo,poeta ateo
      con mi oración a Dios,
      no conducido
      por los pastores de rebaños...
      Nostalgia me entra
      al recuerdo,leyéndome,
      arrimado a la lumbre,
      mientras chispirrotea...
      el tuero ardido,
      y el abandono queda imaginado
      en brazos de la Amada que hube amado...:
      a una linda azteca
      que me robo el corazón
      ( un lustro de vida poética,
      amorosa de orilla a orilla...
      ahí queda en el Tiempo
      y para el Tiempo)


      -salvador-
      Gr.primavera 2013

    • alicia perez hernandez

      por eso te ame tanto
      porque nuestro amor fue doloroso
      fue de una distancia insalvable
      difícil de cruzar 10.000 kilómetros
      que nos separaban
      MAS NUESTRO AMOR LOS SUPERO SIEMPRE AMOR....
      AMOR DE MIS AMORES COMO ME DECÍAS
      YA TE EXTRAÑO TANTO TANTO TANTO
      QUE NO HAY MAR QUE NO SE LLENE DE MIS LAGRIMAS
      BESOS AL CIELO AMOR

    • alicia perez hernandez

      Este soy yo… amando a mi mexicana ali

      Un suspiro soy yo,
      una utopía,
      un amor imposible que no me llega
      que diez mil kilómetros lo separan.
      -De una mexicana llamada Alicia-
      Ese soy yo…
      entre los geranios de tu ventana,
      una risa que sube
      hacia arriba,
      una brisa que entra por las rendijas
      de tu puerta, en la alcoba
      de tu almohada.
      Ese soy yo: fuego enredado
      a tu lengua encendida.
      Ese soy yo: astro errante,
      sol en la arena,
      ola en el mar, sin ti Alicia mía
      quereres en la playa,
      espuma suelta en la ribera.
      Ese soy yo: un río que rumorea,
      un susurro entre la hierba,
      un ruiseñor
      en tu alameda,
      un cristalino arroyo por el huerto
      de tu pradera,
      un gonomo
      por entre los pasillos de tu casa.
      Ese soy yo:
      el puente que atraviesas
      cada día yendo a la tienda,
      la sombra del árbol que te cobija,
      sentada en el banco de piedra.
      Ese soy yo: de un espíritu esencia
      en vaso de poeta, dedicándote versos.
      Un perfume misterioso, soltado
      por la pluma amorosa a una musa mexicana
      que me ha inspirado ser de ella -Alicia se llama-
      los interiores encendidos
      del momento de mi alma enamorada.
      Ese soy yo: una vela
      que siempre estará ardida
      de tu corazón llameante
      en las arterias de tu vida.
      Ese soy yo: tu esencia viva...
      -Amándote a diez mil kilómetros que nos separan
      no me alcanzará la vida, esperando por ti, dulce ali-

      (Salvador- 5-5-11- Granada)

    • alicia perez hernandez

      Todavía te lloro y te extraño a casi un año de tu partida amor
      te pienso siempre te lloro todos los días
      y sin saber porque motivo el destino nos separo
      quiero que sepas que no le perdono a la vida ni a Dios
      quitarte de mi vida. no le veo la razón para que eso
      pasara, cuando los dos tenernos el deseo de ternos
      toda la vida... no te perdono me hayas dejado amor...
      me dejaste sin vida

    • alicia perez hernandez

      A mi poeta… que hizo camino al andar

      Honro tu nombre… mi poeta amado
      bendigo los pasos que te faltaron por andar,
      las sombras que te olvidaron,
      Y los recuerdos que enmudecen en tu calle,
      los vasos, se quedaron vacíos de tus labios.
      Y la camisa, se quedó sin estrenar,
      colgada, en el perchero del olvido.
      La silla te nombra muy quedo,
      como un susurro de la dependencia,
      de tu presencia…
      No habrá más noches, en tus noches,
      de soledad y llanto.
      La toalla espera por tu cuerpo,
      creyendo que volverá, a rozar tu piel en ella.
      La luna llora su poeta favorito.
      Granada... sigue de luto,
      en las calles, se escuchan sus poemas,
      Como letanías, a un poeta que no se olvida.
      Hizo camino al andar…
      Dejando sus poemas y prosas,
      de amor y desamor
      de tristeza y de alegría
      de denuncia en contra de las
      arbitrariedades gubernamentales,
      del clero, opresión a los pobres.
      Así era él, sencillo, sin más etiquetas,
      que vivir con su filosofía de la vida.
      Lleno de recuerdos tristes,
      obsesivo de un pasado, que no lo hizo feliz,
      vacío de abrazos y de besos,
      de una mirada profunda…
      de andar pausado,
      analizando el tiempo que le quedaba por vivir.
      Coqueto, fácil de amar,
      enamoraba con su poesía,
      como todo poeta, que le escribe al amor,
      así era él, con una vida, que no le sabia, vivir,
      y un buen día, no volvió, a contar sus penas.
      La calle quedó vacía, de su figura peregrina,
      de sus pasos, contados, hasta su mesa,
      donde tomaba su café y, leía el periódico,
      Y se inspiraba a escribirme sus poemas de amor,
      En la heladería de Eva, su ex alumna,
      Único camino que lo llevaba y, traía a casa
      Pero ese día, callaron sus pisadas,
      y todo Úbeda pareció extrañar,
      los pasos del solitario poeta.
      -A quien sigo amando y extraño -


      Alicia Pérez Hernández… México
      -No es la pluma la que escribe es el alma-
      Todos los derechos reservados©


    • alicia perez hernandez

      Mis rosas de abril

      Mis rosas de abril,
      fueron dedicadas para ti.
      Porque mi marzo pereció
      sin tu latido,
      Ese día gris de mi existencia.
      Fuimos amores etéreos y sigo aquí,
      mirando el desnudo día
      que abrigo no me diste,
      antes de marcharte a lo sublime.
      A lo hermoso…
      del no ser y del no existir.
      No te busco ya,
      Por qué te encuentro,
      entre el cielo y la tierra,
      lo real y lo ficticio,
      la vida y la muerte,
      Lo santo y lo profano…,
      sigo aquí; instalada
      por el amor que fue será,
      costumbres, de los enamorados
      que dejan rosas, chocolates y poesía.
      Era lírico lo que me diste,
      pintado con tus versos,
      decorados con tu amor,
      y ahora, todavía te quiero.
      Poesía de mi mástil
      ¿A dónde se ha ido él intruso
      que abordo mi amor,
      y se bajó a medio camino?
      Lápida de sus memorias,
      Lo has alejado de mis lozanías.
      -Algún día mi piel se pegara a la suya,
      cuando bajé a su tumba fría.-
      Ahora disfrútame poesía.

      Alicia Pérez Hernández
      -No es la pluma la que escribe es el alma-
      Todos los derechos reservados©



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.