Bendecido7

A UNA MUJER INGRATA.

Las ganas me vienen  de amarte,

acogerte en mis manos y gozarte,

tenerte al frente y escucharte…

sin tener que fingir un desprecio,

aun escondiéndolo en mi alma,

porque eres una pobre / ingrata

 

Nunca supiste valorarlo,

el cariño humilde que mi corazón,

te había enseñado,

hoy mis labios perdieron su razón,

pronunciándote palabras de amor,

dedicadas a la imaginable creadora,

de las dulces mentiras embustes.

 

Ahora me dejaste en cadena

dándome de beber de tu veneno,

que estaba oculto en tus labios,

transmitiste la muerte en cada beso,

una droga que no tiene remedio,

que ahora a diario me consume,

me diste vida en la ceguera, y

ahora con tu traición… el infierno.

 


todos los derechos reservados.

Comentarios1

  • BryanGomez

    Que...
    Triste
    pero bien expresado
    no deja de ser poesía.
    Un abrazo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.