EVA ROJAS

Certeza

La lluvia cae en mi silencio,

Resonando en agudos repiqueteos,

Entre sueños me transporta,

A un sopor aun más profundo.

Ya mis sentidos se apagan,

Al estado mínimo,

Y  reflexiono en esos momentos,

Quizá es la sensación,

Más cercana a no existir,

Sin consciencia de cuerpo,

Ni  pensamiento presente,

Es una idea que me,

Asusto tanto,

Cuando era niña.

Ahora sé que cuando,

Llegue mi hora,

Si tengo la suerte de que

Venga,  cuando el cuerpo

Lo mande,

Ya no abra tanta fuerza

para nada, y por lo tanto,

A medida que los años pasan,

Todo nuestro cuerpo se prepara,

Y nuestra mente se conforma,

Aceptando un destino,

Que traemos al nacer.

Comentarios1

  • José Luis

    Me gusta, Eva, tu caer de esa lluvia silenciosa que gotea en el alma. Buen poema.
    Un beso

    • EVA ROJAS

      Hola Jose Luis, gracias por tu comentario, celebro que te guste, un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.